Tu estás en  España
o Selecciona un país diferente

Elección entre transporte aéreo y transporte marítimo

Nuestros expertos explican cuatro cuestiones clave para comparar el transporte aéreo y el transporte marítimo.


El transporte aéreo es más rápido y el marítimo es más barato. No obstante, se deben tener en cuenta más aspectos al seleccionar el mejor modo de transporte para sus mercancías y comparar el transporte aéreo y el marítimo. Para ayudarle a tomar una decisión informada, este artículo trata cuatro cuestiones clave: 

  • ¿Puede pagar más dinero por más velocidad? 
  • ¿Dispone de un poco más de tiempo extra? 
  • ¿Conoce bien su calendario de producción? 
  • ¿Puede ser más flexible si es necesario? 

Vamos a buscar las respuestas.

¿Puede pagar más dinero por más velocidad?

Utilizar el transporte aéreo en lugar del marítimo es más caro. El transporte aéreo es esencial para transportar productos perecederos, cuya durabilidad es corta, artículos sensibles a la temperatura, como fármacos, o mercancías de gran valor que requieren una manipulación cuidadosa.

El transporte aéreo también es la mejor opción si quiere reducir los niveles de inventario cuando el espacio del almacén es particularmente caro. Los horarios regulares de los vuelos le permiten llevar los productos al almacén de forma puntual y acorde a sus necesidades. Por tanto, el coste extra del transporte aéreo se compensa en parte por el ahorro que supone reducir el mantenimiento de existencias.

También debe tener en cuenta la rapidez con la que se despacharán las mercancías a su llegada cuando se compara el transporte aéreo con el marítimo. Si necesita velocidad, estas ventajas ayudan a justificar el coste del transporte aéreo. Probablemente, los procesos aduaneros llevan el mismo tiempo independientemente de si los artículos llegan a un aeropuerto o a un puerto. Pero puede haber una gran diferencia en el tiempo de descarga de las mercancías. Normalmente, las cargas aéreas se descargan y se colocan en la terminal en cuestión de horas. En cambio, las cargas marítimas llevan mucho más tiempo hasta que el equipo de aduanas puede empezar a trabajar.

¿Dispone de un poco más de tiempo extra?

Siempre merece la pena comparar los tiempos de tránsito reales en el transporte marítimo y el aéreo en cada ruta específica. A medida que mejora la frecuencia de navegación y que se toman medidas eficaces para solucionar la congestión (por ejemplo, mejoras en los puertos y los canales), le sorprenderá ver lo rápido que pueden transportarse las mercancías en determinadas rutas marítimas, especialmente en las intrarregionales. En nuestro reciente documento técnico Desarrolle el auténtico valor de su cadena de suministro, se describe como una empresa cambió el modo de transporte de aéreo a marítimo para la distribución de Hong Kong a Corea del Sur, logrando una mejora del 27% en costes y una reducción del 28% en los niveles del CO2, mientras que los plazos de entrega solo aumentaron una media del 6%.

Por supuesto, el asunto del transporte ecológico va adquiriendo cada vez más importancia, ya que los clientes y otras partes interesadas estudian el impacto medioambiental de cada empresa antes de tomar decisiones de compra. La sostenibilidad y el beneficio ya no se consideran contradictorios, sino complementarios. En definitiva, puede merecer la pena ampliar el tiempo de tránsito para ahorrar muchas emisiones y dinero.

Si sus mercancías no llenan un contenedor, o en caso de que sea esencial enviarlas antes de poder llenar un contenedor, puede plantearse usar un servicio de carga de grupaje (LCL). Esta solución de transporte marítimo puede ser más rápida que el clásico servicio de carga completa del contenedor (FCL) , ya que no tiene que esperar a que se llene todo el contenedor. Lo sorprendente es que, en algunas rutas intrarregionales cortas, puede que el servicio LCL sea poco más lento que el transporte aéreo equivalente.

¿Conoce bien su calendario de producción?

Como se explicó en un artículo anterior, las tarifas de transporte cambian continuamente, por lo que es importante saber cómo se calculan estas tarifas.

El transporte marítimo suele ser la forma más rentable de transportar grandes cantidades de mercancías, sobre todo cuando se llena un contenedor entero y, por tanto, se beneficia de los procesos de envío estandarizados. Vale la pena recordar que el transporte marítimo funciona mejor cuando se conoce con exactitud el calendario de producción, ya que puede haber una penalización de tiempo significativa si se pierde un tiempo de envío particular. Por ejemplo, si no llega a tiempo a una travesía de 24 horas por el océano (de puerto a puerto) de Houston a Bremen, es posible que el contenedor tenga que esperar una semana entera hasta que zarpe otro barco, por lo que podrían pasar cinco semanas hasta que las mercancías lleguen a los clientes de Alemania. En el caso de transporte aéreo, la espera para el siguiente vuelo no suele ser más de 24 horas.

¿Puede ser más flexible si es necesario?

Hay varias tendencias que afectan al transporte aéreo frente al marítimo, por lo que las empresas deben hacer un seguimiento de estos cambios y estar listas para ajustar los planes de envío según corresponda.

A día de hoy, la capacidad del transporte aéreo no se adapta al ritmo de aumento de la demanda. Debido a esto, cada vez más mercancía de transporte aéreo se traslada a vuelos de pasajeros, los cuales ofrecen una menor capacidad de espacio y peso que los aviones de transporte de carga. Además, muchas mercancías (incluidas las baterías de iones de litio, gases o elementos tóxicos, corrosivos o inflamables o que supongan un riesgo para la salud pública) no pueden transportarse en vuelos de pasajeros, y estas restricciones se están volviendo cada vez más estrictas y complejas.

Al mismo tiempo, hay cada vez menos líneas marítimas debido a las fusiones y a la quiebra de empresas, lo que significa que hay menos opciones para los cargadores. Por tanto, lo mejor es buscar modos de transporte alternativos. Por ejemplo, hoy en día, el transporte ferroviario ya es una alternativa válida desde China hasta Europa. Con este modo de transporte ecológico se pueden entregar cargas más rápido que con el transporte marítimo y de manera más rentable que con el transporte aéreo.

Si algo hemos aprendido del pasado es la importancia de ser flexible. Los cierres del espacio aéreo durante la erupción volcánica de 2010 en Islandia provocaron que las tarifas de transporte aéreo fueran más elevadas que nunca. Un aprendizaje clave ha sido asegurar la resiliencia de la cadena de suministro mediante la identificación de estrategias y rutas de transporte alternativas para evitar la interrupción del negocio y los daños a la reputación. No tiene por qué producirse una catástrofe natural para esto. En la actualidad, muchas empresas están pasando del transporte marítimo al aéreo para lograr una entrega más rápida en EE. UU., con el objetivo de evitar potencialmente nuevos impuestos masivos en sus mercancías.

 

Transporte aéreo frente a transporte marítimo: Busquemos respuestas juntos

No tiene por qué abordar estas cuestiones sin ayuda. Si sigue sin estar seguro de cuál es el mejor modo de transporte para su envío, vamos a resolverlo juntos. Nuestros expertos estarán encantados de revisar sus requisitos y desarrollar la solución más adecuada y rentable.

¿Necesita ayuda con un envío especialmente complicado?


Nuestros expertos en transporte están listos para ayudarle